Followers ;)

6 de octubre de 2011

Eres como el cielo.

-Eres como el cielo.


Yo lo miré con cara de extrañada y antes que pudiera preguntar por qué, él me dio la respuesta:


-Al igual que el cielo, tienes días en los que estás brillante, lo noto porque traes una sonrisa en la cara y tratas a todo el mundo con amabilidad y simpatía. Pero al igual que el cielo, tienes días apagados, nublados. Se te nota cuando vienes con cara triste, arrastrando los pies como si estuvieras cansada de luchar. Y hay otros días, en los que el cielo estalla en una tormenta, hay otros días en los que estás tan enfadada que prefiero no acercarme a verte. El equivalente a no salir porque te mojarás, ¿sabes? Y por último...
-¿Y por último qué?


Me miró directo a los ojos y sonrió:


-¿Sabes de aquellas personas que se tumban en el césped a mirar las nubes? ¿Y que se pueden pasar
así horas? Pues lo mismo me ocurre a mí contigo. Podría estar observandote durante horas y no me cansaría nunca.



2 comentarios:

  1. Precioso el texto...
    Te espero en http://escribiendomilhistorias.blogspot.com/
    Saludos :)

    ResponderEliminar